Los tratamientos fitosanitarios consisten en realizar fumigaciones periódicas que tienen como objetivo la prevención de enfermedades y el control de plagas, especialmente contra agentes fitopatógenos como hongos e insectos.

FastControl  posee un equipo ultra moderno tanto para el control de plagas y enfermedades de las plantas como para desinfección en plantaciones y pavimentos. Realizando tratamientos fitosanitarios de manera eficiente tanto para árboles frutales como para vid y también para árboles ornamentales o áreas verdes públicas.

Los productos utilizados están certificados por el Ministerio de Salud y presentan una toxicidad reducida, siendo inocuo al final del ciclo de degradación.

¿Cuánto cuesta un tratamiento fitosanitario?

Dependiendo del tipo de plantas que deben ser tratadas, de la superficie y de la enfermedad o de la plaga que haya que controlar, nuestros especialistas en el campo le indicarán toda la información empezando por los relacionados con los costos y continuando con el mantenimiento y medidas que deben tomarse después del tratamiento.

Importancia de un servicio profesional

Un correcto uso de los productos fitosanitarios permite controlar con eficacia las plagas al tiempo que se evitan riesgos de intoxicación para los aplicadores, la aparición de resistencias de las plagas a los productos fitosanitarios, de problemas de fitotoxicidades, de contaminaciones del medio ambiente y de residuos sobre los vegetales tratados.

Tratamientos fitosanitarios y plagas

En Badalona (Barcelona) vivimos en un clima que favorece la aparición de malas hierbas, plagas, hongos, bacterias, etc. En FastControl disponemos de una alta variedad de productos y los equipos necesarios para prevenir y eliminar las diferentes plagas que puedas encontrar en su jardín.

Los tratamientos fitosanitarios pueden complementarse con las siguientes desinfecciones:

  • Insecticidas: para combatir insectos (moscas, gusanos, escarabajos …).
  • Acaricidas: para luchar contra ácaros (araña roja, entre otros)
  • Herbicidas: para eliminar las malas hierbas que crecen en las parcelas de cultivo y que empeoran el estado del resto de plantas del jardín, quedándose con el agua y nutrientes de la tierra.
  • Fungicidas: para luchar contra hongos que atacan los cultivos (mildiu, oidio, entre otros).
  • Bactericidas: para luchar contra las bacterias que causan enfermedades (Xanthomonas, Erwinia, etc.).
  • Molusquicidas: para luchar contra caracoles y babosas.
  • Rodenticidas: para controlar las poblaciones de ratones, ratas y toda clase de roedores.
¡Comparte esto en redes sociales!