Las ratas y la desratización

fastcontrol Blog Deja un comentario

Las ratas son una de las plagas que más daño pueden hacer, si encuentras rastros de rata debes de actuar con rapidez, ya que de lo contrario se podría volver en una gran plaga en poco tiempo. Debes de tomar medidas de higiene lo más pronto posible, ya que esto es parte del proceso de desratización, además de que funciona como método de prevención para futuras plagas.

Las ratas están acostumbradas a vivir cerca de los humanos, ya que encuentran lugar en donde vivir sin muchos problemas o pueden encontrar alimentos más fácilmente en los desperdicios.

El principal peligro que hay al tener una plaga de ratas cerca es que pueden ser portadoras de enfermedades muy graves que contagian a los humanos, aunque también son un gran peligro para los lugares y construcciones, causando daños que se pueden volver grandes luego de un tiempo.

No debes subestimar a estos roedores, ya que son animales que están adaptados morfológicamente para poder esquivar toda clase de obstáculos sin muchos problemas. Ellas son capaces de nadar, trepar, moverse sin ser vistas y escabullirse por lugares realmente pequeños.

Para poder comenzar con el proceso de desratización es importante conocer los hábitos de las ratas para poder mantenerte alerta en caso de que se comiencen a presentar algunos problemas o infecciones. Es importante tener en cuenta que las ratas comienzan su actividad durante la noche y no durante el días, así que no debes de darle mucha importancia si no ves  su actividad durante el día.

Cómo tener éxito en el proceso de desrodentización

Algo que tienes que tener bien presente es que las ratas ya han explorado todo tu hogar sin que lo notaras, así que ellas saben muy bien cuáles son los lugares en los que puede haber alimento o agua, así como las salidas o los rincones en los que puedes escabullirse para escapar de cualquier amenaza.

No creas que la engañarás con cualquier alimento, ya que, aunque no lo creas, suelen ser muy selectivas, dejando los alimentos putrefactos o amargos.

Las ratas muestran cierta fobia a los nuevos elementos que son colocados en su hábitat, por lo que en una primera instancia puede ser que las trampas o venenos que pongas no funcionen como lo esperabas.

Para que puedas tener éxito en el proceso de desratización es importante que estés al tanto sobre los lugares que frecuentan, así que, si quieres hacer un plan efectivo, es necesario que actúes poco a poco en los lugares con los que ya están familiarizadas.

Si vas a usar trampas que usan alimento, lo mejor que puedes hacer es colocarlas en los lugares que frecuentan, pero sin alimento y sin que funcione. Luego de un tiempo, debes de colocar alimento y hacer que la trampa sea funcional para que las atrape.

Lo mismo se debe hacer con el cebo. Primero debes de colocar alimento escondido cerca de los caminos que suelen ocupar las ratas, luego debes de colocar el cebo con veneno.

¡Comparte esto en redes sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *