Este tipo de oruga de aspecto y comportamiento divertido oculta dolorosas picaduras que no dudarán en usar si se las molesta, debes ser muy cuidadoso porque la oruga procesionaria del pino causa urticaria de piel y puede llevar a problemas graves para los perros, incluso para niños pequeños.

La procesionaria de pino (Thaumetopoea pityocampa) es un insecto que normalmente vive en pinos -aunque también se encuentra en abetos y cedros- y que puede convertirse en una plaga. Además de los problemas que causa a los árboles, esta especie de lepidópteros causa urticaria cutánea y reacciones alérgicas en los humanos, además de ser una seria amenaza para los perros.

Generalmente, las orugas procesionarias descienden de los pinos cuando el clima empieza a calentarse y la primavera se acerca, es decir, entre febrero y abril. Es entonces cuando los vemos desfilando una tras otra como si estuvieran en una procesión, de donde sacan su nombre.

Los pequeños pelos que las cubren tienen un compuesto que causa urticaria, no sólo tocándolas directamente, sino también cuando el viento sopla estos pelitos sobre ti. Del mismo modo, son especialmente peligrosas para los niños y los animales que tienden a ser curiosos y son más propensos a tocar las orugas que han bajado de los árboles.

Por lo tanto, es importante tomar medidas para exterminar a estas orugas y sus nidos, que construyen en los pinos, y tomar medidas para evitar que se multipliquen. Es importante ser extremadamente cuidadoso al tratar de eliminar estas plagas para prevenir sus efectos, en cuanto a esto recomendamos contratar a personal especializado, el cual tiene a su disposición dispositivos personales de seguridad y práctica.

Intentar arrancarlos y quemarlos por cuenta propia puede desembocar en un desastre o una visita al médico. Del mismo modo, es esencial utilizar biocidas que no dañen los árboles y, sobre todo, que no pongan en peligro a otras personas, animales o el medio ambiente.

¡Comparte esto en redes sociales!