¡Comparte esto en redes sociales!

Es esa época del año otra vez. Los niños han vuelto al colegio, las temperaturas están subiendo y bajando drásticamente cada día, frío fuera, calor dentro gracias a las calefacciones, y los piojos están aprovechando la ropa y gorros de invierno del perchero para saltar de unos a otros.

Los piojos son una plaga que, si bien es mucho menos dañina que otras invasiones de insectos, a menudo se considera mucho más horrible, principalmente porque los piojos no sólo quieren vivir en las casas de la gente, sino también en las propias personas. Los piojos son criaturas diminutas que ponen incluso huevos más pequeños, pero tenerlos puede ser muy irritante, ya que sus picaduras son muy molestas.

Prevenir la diseminación de los piojos es cuestión de vigilancia y buenos hábitos. Regla número uno: No permitas que tus hijos compartan gorros y otra ropa. Practicar una buena higiene es otro paso sencillo para disminuir la posibilidad de infestación de piojos. Cuanto más pequeños son los niños peor, ya que su forma de jugar, muy cerca unos de otros, propicia el contagio.

Si te das cuenta de que has tenido bastante picor en la cabeza últimamente, o notas que tu hijo se está rascando mucho, es una buena idea buscar piojos. Los piojos son dificiles de ver, miden de 1 a 4 mm de longitud y generalmente poseen una coloración marrón. Los piojos residirán cerca de la base del cabello, donde ponen sus huevos. Estas “liendres” son bultos extremadamente pequeños en los folículos pilosos, que son oscuros antes de nacer, pero se vuelven blanquecinos cuando están vacíos. Una lupa es una herramienta útil para identificar los piojos. Los piojos del cuerpo por lo general ponen sus huevos en las costuras de la ropa, por lo que es una buena idea prestar especial atención a la ropa si se sospecha que hay piojos del cuerpo.

Aunque generalmente es una rutina estricta y metódica, el tratamiento de los piojos es en realidad bastante simple. Por lo general, sólo se necesita un tratamiento con champú o loción piojicida para matar todos los piojos que haya en la cabeza de una persona, eliminando el riesgo de transmisión. La parte importante es asegurar que algunas liendres supervivientes no eclosionen y comience el proceso de nuevo. Se recomienda peinar las liendres con un peine fino para liendres diariamente durante al menos diez días. La mayoría de los tratamientos sugieren lavarse con champú diariamente al menos de 5 a 12 días después de la primera aplicación. Más allá de esto no hay realmente nada de qué preocuparse con los piojos.

Los piojos sólo pueden vivir alrededor de dos días sin alimentarse, por lo que un par de semanas de atención y tratamiento es normalmente lo único que se necesita para eliminarlos por completo.


¡Comparte esto en redes sociales!